A prueba de bomba.

Abrir el cajón donde guardaba tus fotos,
Y ha sido un boom que no he podido evitar.
Creí tener todo bajo mis manos,
mis sentimientos amarrados,
guardados,
pero no los he podido controlar.

Ha sido como tenerte cerca,
a mi lado.
Estabas ahí, te vi;
Y ya no sé si deliro,
-puede ser que sí-
Pero cada vez que mis ojos
atraviesan ese puto papel,
siento las mariposas del primer día.

Una pena que ahora sean abejas,
que anhelan con salir de mi estómago,
que ven la oportunidad de escapar
cada vez que te vuelvo a ver.

Sé que algún día las liberaré
pero de momento dejo que el dolor reine,
porque,
lamentablemente,
es lo único que me queda de ti.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Perdiendo.

Peleas.

Despedida.