Perdiendo.



Ya no escribo poesía,
solo te describo a tí.

Siempre soñé contigo,
y nunca supe que eras tú.

No me conociste realmente,
porque a mí me mataron hace mucho.

Cuando estaba a punto
-a nada-
de volver a ser yo;
te vas.

Me hiciste volver a reír,
a querer,
joder;
te miraba y me perdía
en tus pestañas, claro.

Nos hicieron daño
y encima
nos hicimos más.

He llorado por ti muchas noches,
volviéndome loca,
buscando la manera de estar a tu lado.

Y si antes no la tenía,
ahora menos,
que ya no te tengo.

No fui yo,
contigo,
porque hace mucho dejé de ser.

No hice contigo,
lo que solía hacer por todo el mundo;
e hice a tu lado,
lo que nunca había hecho con nadie.

Te extraño muchísimo,
y no sé porqué,
si éramos nada
queriendo llegar a ser todo.

Ahora cada noche rezo
para que algún día,
te vuelvas a cruzar en mi vida
y me vuelvas a descolocar
como el primer día
que te vi sonreír.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Bienvenido!

Libertad.

Loreto Sesma.