jueves, 20 de julio de 2017

Tiempo.

Ya nada fluye,
ni siquiera la sangre
que antes aceleraba
cada vez que te veía.

Es difícil seguirle el paso a la vida,
para que no te aplaste,
ni perder este juego.

Ya nada fluye,
ni siquiera las palabras
que antes salían
cuando pensaba en tí.

Me han dicho que es
cuestión de tiempo.

Ja, que ilusos...
creyendo que con el tiempo
me repararé.

Lo que se rompe, nunca vuelve a ser lo que era.

¿Te suena?
Me recuerda a nosotros.
A lo que fuimos.
A los momentos.
A nuestro amor.

Supongo que estábamos destinados
al fracaso.

Malditos por un sino
emperrado en juntarnos
para dañarnos,
para enseñarnos,
para aprendernos.

Cuestión de tiempo...

No te deseo ningún mal,
fuiste esa manera que la vida tuvo
para decirme
que no todo lo que se quiere
se puede tener.

Ando perdida en un bosque
esperando que
mi príncipe de armadura plateada
"mi tonto" en vuelto en papel aluminio
venga a rescatarme...

Viendo que tiene miedo
de perderse en este lóbrego bosque
tendré que hacerlo yo.

Me rescataré a mí misma.
Cuestión de tiempo, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recaída.

Creía que no pasaría nada, esta vez sería inmune. Tenía todo controlado, no me iba a hacer daño, ninguno de los dos iba a sufrir. ...